Cómo lidiar con el estrés laboral por explotación laboral y qué opciones se pueden tener de mejora

Cómo lidiar con el estrés laboral por explotación laboral y qué opciones se pueden tener de mejora

El estrés laboral es una de las principales consecuencias de la exposición a riesgos psicosociales en el trabajo1. Se produce cuando las exigencias del trabajo no se corresponden o exceden de las capacidades, recursos o necesidades del trabajador2, o cuando el conocimiento y las habilidades de un trabajador o de un grupo para enfrentar dichas exigencias no coinciden con las expectativas de la cultura organizativa de una empresa2.

El estrés laboral puede tener efectos negativos sobre la salud física y mental de los trabajadores, así como sobre su rendimiento y productividad1. Algunos de los síntomas más comunes del estrés laboral son:

  • Ansiedad, irritabilidad, depresión, falta de motivación, baja autoestima, insatisfacción laboral, etc.
  • Fatiga, dolores de cabeza, problemas digestivos, alteraciones del sueño, problemas cardiovasculares, etc.
  • Dificultades para concentrarse, tomar decisiones, resolver problemas, comunicarse, etc.
  • Aumento del absentismo, rotación, conflictos, accidentes, errores, etc.

Uno de los factores que puede generar o agravar el estrés laboral es la explotación laboral. Se entiende por explotación laboral la situación en la que un trabajador recibe un trato injusto o abusivo por parte de su empleador o superior3. Algunas de las formas de explotación laboral son:

  • Jornadas laborales excesivas o sin respetar los descansos establecidos por la ley.
  • Salarios inferiores al mínimo legal o al convenio colectivo, o impagos o retrasos en el pago.
  • Falta de prestaciones sociales o de seguridad social.
  • Condiciones de trabajo inseguras o insalubres.
  • Acoso laboral, discriminación, violencia o amenazas.

La explotación laboral puede provocar que el trabajador sienta que su fuerza de trabajo es utilizada sin reconocimiento ni recompensa adecuados, que su dignidad y sus derechos son vulnerados, y que su bienestar y su futuro están en riesgo3. Esto puede generar un alto nivel de estrés que afecte a su salud y a su calidad de vida.

¿Qué se puede hacer para lidiar con el estrés laboral por explotación laboral?

Ante una situación de estrés laboral por explotación laboral, es importante que el trabajador tome conciencia de su problema y busque apoyo y soluciones. Algunas de las acciones que se pueden realizar son:

  • Identificar las fuentes de estrés y evaluar su impacto en la salud y el trabajo. Para ello se pueden utilizar instrumentos de medición del estrés laboral que permitan conocer el nivel y el tipo de estrés que se padece4. Algunos ejemplos de estos instrumentos son: el Cuestionario de Estrés Laboral (CEL), el Inventario Sintomático del Estrés (ISE), el Cuestionario General sobre Estrés (CGE), etc.
  • Buscar apoyo emocional y social. Es fundamental contar con el respaldo y la comprensión de familiares, amigos, compañeros o profesionales que puedan ofrecer consejo, orientación o ayuda. También se puede recurrir a grupos de apoyo o asociaciones de trabajadores que defiendan los derechos e intereses de los afectados por la explotación laboral. 
  • Cuidar la salud física y mental. Es necesario adoptar hábitos saludables que contribuyan a mejorar el estado físico y psicológico del trabajador. Algunos ejemplos son: practicar ejercicio regularmente, seguir una alimentación equilibrada, dormir suficientes horas, evitar el consumo de alcohol, tabaco u otras sustancias nocivas, realizar actividades placenteras o relajantes, etc.
  • Desarrollar habilidades para afrontar el estrés. Se trata de aprender técnicas o estrategias que permitan manejar mejor las situaciones estresantes y reducir sus efectos negativos. Algunas de estas técnicas son: la respiración diafragmática, la relajación muscular progresiva, la meditación, el mindfulness, el pensamiento positivo, la reestructuración cognitiva, la solución de problemas, la asertividad, etc.
  • Buscar alternativas laborales. En algunos casos, la única forma de salir de una situación de explotación laboral es cambiar de trabajo o de empresa. Para ello se puede recurrir a la búsqueda activa de empleo, a la formación continua, a la orientación profesional, a las redes de contactos, etc. También se puede optar por el autoempleo o el emprendimiento como formas de generar ingresos propios y tener mayor autonomía y satisfacción laboral.

Conclusión

El estrés laboral por explotación laboral es un problema grave que afecta a muchos trabajadores en el mundo. Se trata de una situación que puede tener consecuencias negativas para la salud, el trabajo y la vida de las personas. Por ello, es importante que los trabajadores sepan identificar y afrontar este problema, y que busquen apoyo y soluciones para mejorar su situación. Asimismo, es necesario que las autoridades y las organizaciones tomen medidas para prevenir y erradicar la explotación laboral y promover condiciones de trabajo dignas y saludables para todos.

Deja un comentario

Comentarios

No hay comentarios aún. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.